Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / CORTE SUPREMA Y CNM

CORTE SUPREMA Y CNM

29 de Mayo de 2018

Imaginemos que el Poder Ejecutivo presenta una iniciativa de reforma constitucional para que los ministros de Estado ya no precisen del voto de confianza del Congreso de la República. Señalan que la posibilidad de censura del Legislativo al Gabinete puede ser utilizado como permanente elemento de obstrucción. Entonces, en nombre de la gobernabilidad, el Consejo de Ministros ya no tendría que responder por sus acciones al Parlamento. Por otro lado, plantea que el Contralor General de la República no solo sea propuesto por el Ejecutivo, sino también electo por el mismo Poder del Estado, quedando de lado el voto de los 130 congresistas. ¿El motivo? Nadie como el Ejecutivo para conocer de administración y control. Sin lugar a dudas, ambas propuestas no solo causarían estupor en la ciudadanía, sino que dejarían un mensaje nítido: El Poder Ejecutivo no quiere ninguna forma de control.

Una sensación similar es la que ha dejado esta semana las sendas propuestas de la Corte Suprema de Justicia sobre la reforma constitucional del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). La primera, la descolorida y vieja bandera de eliminación de la ratificación de magistrados. De esta forma, se pretende que el Poder Judicial sea una isla en el Estado Constitucional peruano que esté exenta de control disciplinario externo. Es penoso que se utilicen argumentos anacrónicos como que los magistrados viven en zozobra en la víspera de su evaluación integral de conducta e idoneidad. Una falsedad del tamaño del Palacio de Justicia en el Paseo de la República. Si hay algo revolucionario que ha realizado este pleno del CNM, además del nombramiento de magistrados que hablen lenguas originarias, es precisamente eliminar los rasgos de verticalidad y arbitrariedad a la ratificación. Humanizarla en forma y fondo.  Desde el trato respetuoso al evaluado hasta la garantía de un debido procedimiento administrativo. Centenares de magistrados, de todos los niveles y de todo el Perú, lo pueden confirmar. Empero, esta vez el Poder Judicial ha ido más allá. Postula que el presidente permanente del CNM sea el consejero elegido por la Corte Suprema. Esta última, no solo es antitécnica sino invasiva de funciones. Parecen olvidar que la única competencia disciplinaria directa que tiene el Consejo es respecto a los magistrados supremos. Una cosa es que el representante del PJ sea electo por sus pares y otra una imposición normativa a iniciativa de los evaluados. Inapropiada propuesta.  Máxime, si al interior del Poder Judicial hay asuntos de autogobierno aún por resolver. También inoportuna. En los momentos actuales, el país necesita muestras de transparencia y autoexigencia de sus instituciones. Lamentable.

Publicado en el diario Expreso el martes 29 de mayo de 2018

Fuente: http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/corte-suprema-y-cnm/