Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / EL CASO PAOLO GUERRERO: UNA MIRADA CONSTITUCIONAL

EL CASO PAOLO GUERRERO: UNA MIRADA CONSTITUCIONAL

22 de Mayo de 2018

La semana comenzó con una noticia que estremeció a los peruanos: Paolo Guerrero, el capitán y símbolo de la selección peruana mundialista, quedaba privado de asistir a aquella cita tan anhelada y de la cual él había sido uno de los principales artífices. El desencanto y frustración que genera un comunicado que sabe a injusticia y que deja impotencia y desazón entre todos, corrió como el fuego en pasto seco. Se desató una ola de opiniones, críticas y versiones que poco o nada pueden hacer contra una decisión irreversible en los códigos y procedimientos del fútbol internacional.

En medio de una situación de tal naturaleza, constitucionalmente llama la atención la manifiesta violación de derechos fundamentales que bajo ninguna circunstancia y en ningún ámbito deben ser conculcados. A saberse, dos son los principales: la ausencia de la presunción de inocencia y la falta de congruencia entre lo probado y lo sancionado. Al mundo entero le ha costado millones de vidas e ingentes daños materiales el llegar a este presente donde lo normal es el desarrollo de los Estados Constitucionales de Derecho y el respeto a los derechos esenciales de toda persona, como para permitir que existan islas de intolerancia y quebrantamiento de principios básicos. Los regímenes totalitarios y dictatoriales disfrazados de democracia (con Maradona como testigo presencial) son, felizmente, las excepciones. Empero, nada de esto debe existir en lo más puro que existe en el mundo: el deporte. Por ello, es inconcebible que, en la mayor transnacional del mundo, que es la FIFA y sus organismos satélites, se mantengan prácticas más cercanas a las ordalías y a conductas en las prisiones norteamericanas contra iraquíes, que a tribunales de justicia del siglo XXI.

No obedece a un criterio mínimo de razonabilidad que el atleta acusado de dopaje tenga que demostrar que no es cierta tal denuncia. El gráfico de la autoridad frente al investigado siempre va a tener una manifiesta asimetría. Tal norma es absurda, inadmisible, descabellada y siguen sinónimos. Tampoco tiene cien gramos de proporcionalidad que la sanción sea de catorce meses cuando se ha demostrado que el jugador del Flamengo de Brasil no ingirió sustancia alguna para buscar una ventaja deportiva. La punibilidad de una conducta tiene como objetivo el escarmiento por un acto intencionado o doloso de violar los cánones y valores, en este caso, deportivos.

Son las consecuencias de dejar nacer y crecer un monstruo. Una cosa es impedir que se contamine el deporte con la política y otra, muy distinta, que se asesinen trayectorias e ilusiones.


Publicado en el diario Expreso el martes 22 de mayo de 2018.

http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/el-caso-paolo-guerrero-una-mirada-constitucional/