Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / CULTURA DE LA DESCONFIANZA

CULTURA DE LA DESCONFIANZA

14 de Mayo de 2018

«Aquellos dos… esperando a alguno con el maletín del lado de la calle. Aquel… está marcando puntos para una salidera. Están ahí, pero no los ves. Bueno de eso se trata. Están pero no están. Así que cuidá el maletín, la valija, la puerta, la ventana, el auto, cuidá los ahorros…»

Diálogo de Marcos y Juan en el film “Nueve Reinas” (2000).

 

La película argentina “Nueve Reinas” (dirigida por F. Bielinsky) contiene una muy buena historia que retrata la vida de dos bribones o timadores que van mostrando sus habilidades y si bien es cierto que se nos presenta como un argumento fílmico muy bien trabajado, no dudamos en afirmar que se trata de un guión, que se repite con cierta frecuencia, basado en la realidad social misma. En el Perú sabemos muy bien cómo está escrito este libreto y es que nuestros valores, muchas veces, se encuentran tan ensombrecidos por malas prácticas que se han vuelto parte de nuestra costumbre, presentando una cultura en la que el engaño se ha convertido en un medio penoso para lograr un fin incrementando la desconfianza ciudadana.

Cuando vamos a pagar por algún servicio debemos ser cuidadosos al momento de entregar la moneda o billete, recordando fotográficamente las características del metal o el papel, para evitar el famoso cambiazo; si tenemos un negocio de ropa o abarrotes debemos colocar cámaras y filtros necesarios para evitar ser víctima de algún tendero; si un tercero visita nuestro domicilio y se identifica como un técnico de algún servicio público, primero hay que escanearlo –desde afuerita nomás– tanto física como documentalmente por si es un delincuente disfrazado; al ir al banco a depositar o retirar dinero, prácticamente hay que hacer una operación táctica de inteligencia por prevención; o al dejar a nuestros hijos en el nido o colegio, un poco más y pedimos los antecedentes policiales, penales y judiciales de sus cuidadores.

Y así, podemos contar variadas historias que hemos vivido o nos propalan diariamente los medios de comunicación. Los índices de criminalidad son muy altos y aumenta año tras año. Para saber esto no necesitamos sondeos o estadísticas, es una cruda realidad que vemos al asomarnos a la calle.

Los valores básicos que se moldean desde casa como no hacer daño a las personas, no tomar lo ajeno, trabajar con honestidad, dar a tu semejante lo que le corresponde, son máximas que se cosechan desde infantes para sembrar valores con raíces fuertes que sostengan nuestro actuar de adultos.

En casa forjamos lo antes referido como principios ciudadanos y para quienes pertenecemos al Estado -desde las políticas públicas- estamos obligados a contribuir en su desarrollo, solo así iremos descartando la cultura de la desconfianza que tanto daño hace a nuestros países latinoamericanos.


Publicado en el diario Exitosa el lunes 14 de mayo de 2018

Fuente: https://exitosanoticias.pe/opinion-guido-aguila-grados-cultura-de-la-desconfianza/