Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / PERÚ: UN ROMPECABEZAS PENDIENTE

PERÚ: UN ROMPECABEZAS PENDIENTE

19 de Marzo de 2018

Nuestro país se encuentra viviendo otro periodo de convulsión política en cuanto a su gobernabilidad. Además, el concepto de Estado se tambalea, desde sus cimientos más profundos y sensibles, provocado por una fuerte crisis de representatividad debido a los últimos acontecimientos de corrupción que salpican al medio político. Se vislumbra así un ciclo turbulento, viviendo una nueva lucha de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo (el Poder Judicial en otras ocasiones no estuvo exento de estos enfrentamientos), el cual tiene a la ciudadanía en una zozobra constante al pasar por otro trance difícil que siempre va a generar este tipo de situaciones.

Esta medición de fuerzas no es una novedad en nuestro país, pues revisando la historia del Perú podemos advertir que desde los inicios de la República ya se contaba con este tipo de escenarios en donde encontramos divisiones, golpes, revoluciones, censuras, entre otras anormalidades que aquejan la estabilidad nacional. No se ha observado un desarrollo de representación democrática y de gobernabilidad fuerte en el siglo XIX ni en el XX y para el caso de los últimos diecisiete años tampoco ha sido la excepción a pesar de lo pomposo y esperanzador con el que se inició el nuevo milenio ni mucho menos ahora encontrándonos a escasos años de celebrar nuestro bicentenario.

Otro punto que hay que resaltar es el hecho de que a estas alturas, para el imaginario social-nacional, es una normalidad malsana que la ciudadanía siempre sienta una insatisfacción por quienes finalmente eligió. En este caso, tampoco ha existido un desarrollo o madurez electoral que se haga responsable de los pasivos que tuvieron estas decisiones. Atención aquí, el Estado está formado por los ciudadanos de un país, consecuentemente, todos somos responsables de lo que suceda en casa: los que eligen y los que dirigen. Es saludable no solo reconocer nuestros errores sino también asumirlos aplicando los correctivos necesarios que logren que el país no se detenga.

Por lo tanto, tenemos un rompecabezas que forma la figura de un Estado peruano cuyas piezas son demasiadas y tan diferentes que nos resulta complicado pero no imposible de resolver. Para juntar las partes es necesario realizar una serie de combinaciones para ir descartando y quedarnos con las formas que vayan encajando y formando las imágenes adecuadas. De la misma forma, todos debemos ayudar a construir este rompecabezas para que así nuestra cultura política, guardando las formas constitucionales y con un objetivo nacional definido, pueda finalmente llegar a la madurez y así contar con un mejor Estado: que evolucione y no que involucione. ¡Hagamos el esfuerzo!


Publicado en el diario Exitosa el lunes 19 de marzo de 2018.

Fuente: https://exitosanoticias.pe/opinion-guido-aguila-grados-peru-rompecabezas-pendiente/