Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / LA PRESIDENCIA DEL CNM

LA PRESIDENCIA DEL CNM

20 de Febrero de 2018

Es muy probable que, al momento de leer estas líneas, el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) ya tenga un nuevo presidente electo y que asumirá funciones el próximo 1 de marzo. En tiempos en que abundan propuestas de reformas legales y constitucionales surgen las interrogantes: “¿Está bien un periodo de solo un año para la titularidad de tan importante organismo?” “¿Por qué no se opta por que la presidencia la ejerza un miembro por los cinco años?” Esto último, “¿No le daría más estabilidad?” Otras voces dirán “No, es mucho mejor la alternancia”. El tema no es menor. Las instituciones del Sistema de Justicia no son ajenas a la tradición presidencialista que tiene nuestro país a lo largo de su historia.

La próxima semana concluiremos 842 días como titulares del organismo que nombra a todos los jueces y fiscales del país y algo sabemos de esto. Hemos ejercido la presidencia más extensa de la historia del CNM. Concluimos dos periodos consecutivos, además de completar un periodo por renuncia de nuestro antecesor. La normativa establece un periodo presidencial de un año y solo permite una reelección inmediata. A diferencia, por ejemplo, del Jurado Nacional de Elecciones que también es un órgano constitucional autónomo y que tiene una conformación plural.  En el máximo ente jurisdiccional electoral la presidencia la ejerce siempre el representante de la Corte Suprema. No creemos que esto sea aplicable al CNM, pues justamente la única función disciplinaria directa que tiene el Consejo es con respecto a magistrados supremos. Además, en un colegiado de siete profesionales, todos tienen aspiraciones legítimas de liderar la institución. También es cierto que sentimos que un año es muy poco para alcanzar las metas y concretar los proyectos. Máxime si el CNM tiene un permanente frente externo con los enemigos de la justicia nacional. Un periodo por dos años puede ser lo ideal para una gestión óptima.

También se debe tener en cuenta que la pluralidad de los miembros del CNM determina que cada año con un titular nuevo cambie diametralmente el estilo de la administración del Consejo. Lo cual no solo requiere una notable capacidad de adaptación de nuestro factor humano –hartamente demostrado– sino también que los cambios de puestos de confianza como secretaría general, dirección general y jefatura de gabinete de asesores no trastoquen los avances logrados.


Publicado en el diario Expreso el martes 20 de febrero de 2018.

http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/la-presidencia-del-cnm-guido-aguila-grados/