Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / PODER SIN RESPONSABILIDAD

PODER SIN RESPONSABILIDAD

26 de Diciembre de 2017

Si vemos un puñado de niños a punto de jugar pelota, es probable que se designen dos líderes para que escojan a los miembros de cada equipo. Estos capitanes se harán cargo si uno de sus escogidos juega mal. Un grupo de trabajadores manuales designa a uno de ellos, para que negocie con la patronal. El delegado tiene la potestad de pactar a nombre de todos, pero le reprocharán al unísono si al acuerdo no es bueno. Esta lógica se cumple desde los actos más irrelevantes hasta los ejercidos por el Presidente de la República. Teorema demostrado: la dimensión de la responsabilidad es directamente proporcional al poder otorgado.

Sin embargo, en el ámbito de la Justicia hay ONG que pretenden desafiar las leyes de la naturaleza. Piensan que su poder económico puede lograr, para ellos, una ruta distinta a la que siguen todos. Pretenden ser exonerados de los peajes de la ruta regular de la Justicia. Buscan cambiar el sentido del giro de los planetas: quieren ejercer poder sin responsabilidad.

Se arrogan la representación de la sociedad civil, pero no representan a nadie. Se eligen entre ellos de manera circular. Se autodenominan “la reserva moral del país” y son conocidos por su camiseta escarlata con su sponsor transnacional en el pecho y en los bolsillos. Como las grandes mafias, utilizan siempre un nombre asociado a algún valor o una virtud, pero su accionar es pérfido. En sus entrevistas repiten el estribillo “nos preocupa”, y es que nada les “ocupa”. Tienen la misma vocación al trabajo que Don Ramón. Se agazapan durante meses para luego aparecer en momentos de decisiones importantes y presionar. Si logran su propósito, producto del pánico generado, siguen invernando. Por el contrario, si las autoridades no se doblegan ante sus amenazas, atacan por las vías que les abre el dinero para devastar la institucionalidad del país. Sobre la base de medias verdades, falacias y el término “cuestionado” destilan su veneno de intolerancia y maldad. También tienen cortesanos que los replican en las redes y en los diferentes medios.

Hacen un periodismo de investigación farandulesco. Sobre rumores, chismes y maledicencias. No les importa mostrar domicilios privados sin importar que pongan en riesgo la integridad y vida de menores. No tienen pudor. Se presentan como defensores de los derechos humanos y son estudios jurídicos disfrazados. Tampoco escrúpulos.

El enfrentar a estos enemigos de la Justicia es un compromiso de todos. No permitamos que estas ONG quieran ejercer un poder (que nadie les ha otorgado), sin tener responsabilidad alguna.

Fuente: http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/poder-sin-responsabilidad-guido-aguila-grados/

Publicado el martes 26 de diciembre de 2017