Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / ULISES Y LAS SIRENAS EN LA JUSTICIA

ULISES Y LAS SIRENAS EN LA JUSTICIA

13 de Junio de 2017

Guido Aguila Grados.
 
Cuenta la mitología griega que la Diosa Circe advierte a Ulises del peligro que constituían las sirenas con su seductor canto. Si caían en la tentación de aquellas, podía abortar el propósito de la embarcación. Entonces, el marido de Penélope, tapó con cera los oídos de los tripulantes y él se hizo atar al mástil, no sin antes dar la orden que si, ante el cautivador cántico, pedía que lo liberasen, debían ajustar con más fuerzas sus ataduras. Este episodio, constituye la imagen que mejor representa la autolimitación del poder.
 
Hemos expresado en múltiples ocasiones nuestra confianza y respaldo a la labor del Poder Judicial. Más aún, en estos momentos de grandes desafíos para el Sistema de Justicia. También es cierto que en los últimos días se han expresado dos planteamientos respecto del PJ: la titularidad para conocer las demandas de inconstitucionalidad y la ampliación del límite de edad de los jueces supremos. Lamentamos no coincidir con ninguna de ellas en esta ocasión. Además de no ser el momento más oportuno para una propuesta de esa naturaleza, expresamos importantes razones. El Poder Judicial, por naturaleza, ya es titular del control difuso de constitucionalidad de las normas. El control concentrado nace con los Tribunales Constitucionales. Sólo es posible la pretendida figura en países sin una justicia constitucional especializada. Consideramos innecesaria una duplicidad de funciones. Podría llevar a agudizar los desencuentros institucionales del pasado.
 
Por otro lado, en tiempos en que los docentes universitarios cesan a los 70 años, en que se requiere una nueva generación de profesionales en todas los ámbitos, formados en la tecnología y con nuevos esquemas de pensamiento, el propósito de estirar cinco años más la jubilación de un magistrado, nos parece poco feliz. Máxime aún, si es sólo para el nivel supremo. Asoma discriminatoria para las demás instancias. Asimismo, hacerla retroactiva está más cerca del mundo de Disney que de lo jurídico.
 
Creemos que hay otros temas más importantes a nivel institucional: la autonomía presupuestaria del Poder Judicial, es un ejemplo; y otras prioridades de modificación legislativas: una sola Ley de Carrera de la Magistratura o el evitar la asimetría entre magistrados provisionales y titulares. Por último, es muy importante el camino que se tome. El Acuerdo Nacional por la Justicia es la ruta autorizada. No tomemos atajos.
Hagamos el esfuerzo de que algún día la imagen de autolimitación del poder en el Perú, no sea mitológica sino extraída de nuestra realidad jurídica.