Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / UN MAPA DE LA JUSTICIA

UN MAPA DE LA JUSTICIA

28 de Febrero de 2017

En la última reunión del Acuerdo Nacional por la Justicia (ANJ) los diferentes grupos de enlace de las instituciones que lo conforman (Poder Judicial, Ministerio Público, Consejo Nacional de la Magistratura, Academia de la Magistratura y Ministerio de Justicia) presentaron a los titulares, dentro de los lineamientos de acción conjunta prioritaria 2017, la tarea de tener un mapa de la justicia. Brillante iniciativa. Permitirá, por primera vez, tener un diagrama cuantitativo y cualitativo de los diferentes agentes y actores del Sistema de Justicia del país. En efecto, un mapa nacional con cada uno de los 33 distintos judiciales y fiscales con información especializada detallada en números: cantidad y especialidad de jueces y fiscales, abogados colegiados, defensores públicos, peritos, notarios, centros de conciliación y arbitraje, policías y estudiantes de Derecho, potencializará un mejor análisis de la problemática del sector sobre la base de indicadores objetivos y ciertos:
1.    Tener un registro exacto del número de magistrados que contrastados con la densidad poblacional, índice de litigiosidad y tiempo de resolución de conflictos, permitirá priorizar nombramientos por especialidades, creación de juzgados, conversión o desaparición de salas transitorias, necesidad de fiscalías especializadas, entre otros.
2.    Priorizar de acciones de la AMAG y los colegios de abogados en todo el país. Una especialización en los temas de fondo y un actuar ético de los letrados, sin duda, sumarán en el objetivo de una mejor justicia. Las columnas que sostienen el triángulo procesal se fortalecerían.
3.    Determinar las necesidades reales de cada lugar: instalación de notarías, centros de conciliación o arbitraje, comisarias, unidades especializadas de investigación, centros de asistencia de víctimas, centros de reclusión, entre otros.
Una visión panorámica de todo el planisferio justicia con esta calidad de información, permitirá que los avances y ajustes se hagan con fundamentos e indicadores. No intuitivamente. Entonces, podremos apostar por esfuerzos que nos permitan, luego, dar una mirada a lo que ocurre después de una sentencia: el costo social después del proceso.  Esta es la forma de hacer las cosas con seriedad y compromiso. Pero, lo más importante, cuando esta labor dé lugar a la medidas de solución y ajuste, también se podrá realizar un seguimiento objetivo; y, si seguimos manteniendo una coordinación como la que ahora existe entre las entidades, realmente se podrá hablar de un Sistema de Justicia. Construyamos juntos, todos los miembros del ANJ,  un mapa de la justicia vivo y dinámico.  Un territorio de la justicia.

Fuente: http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/mapa-la-justicia/