Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / MAGISTRADOS APASIONADOS

MAGISTRADOS APASIONADOS

10 de Enero de 2017

Hay historias que parecen pertenecer a seres extraordinarios: Chayanne entrena 14 horas diarias para cantar y bailar frenéticamente en un concierto como si tuviera tres pulmones. El entrenador Marcelo Bielsa analiza hasta el hartazgo los vídeos de cada uno de los rivales que enfrentará y no descuida detalle alguno de su juego.
Steve Jobs era un innovador infatigable y un inconforme genético: creaba aparatos y servicios que sus consumidores ni siquiera eran conscientes de necesitar. Sin embargo, son biografías reales que tienen entre sus protagonistas un mismo hilo conductor: la pasión por lo que hacen. El éxito es una consecuencia lógica. Cae por la fuerza de la gravedad.
Sería fantástico que todos los magistrados del país tuvieran pasión por su función. La inmensa mayoría la tiene y desarrollan sus responsabilidades conviviendo con limitaciones de toda índole. Se advierte que, a pesar de las dificultades, disfrutan lo que hacen. Sin embargo, sorprende que en el último procedimiento de nombramiento de jueces, el 73% de los postulantes que llegaron a la etapa de entrevista personal eran fiscales en funciones. Puede interpretarse que no sienten la labor fiscal. Además, el fiscal cumple un rol muy distinto al del juez.
Mejor sería encontrar un fiscal adjunto que sueñe con ser Fiscal de la Nación. También es impactante el número de jueces que pretenden una labor administrativa más que jurisdiccional. No nos referimos al entendible y sano propósito de presidir una Corte o de pertenecer al órgano de control, sino a la búsqueda permanente de saltar de una labor administrativa a otra cada dos años.
También el postular a cargos externos al Poder Judicial. Queda la sensación que están huyendo de la razón de ser del juez: su labor jurisdiccional. Que se entienda bien, no condenamos este proceder. La ley permite las situaciones descritas y es un derecho que ejercen. Lo que decimos es que lo óptimo sería tener jueces que cada expediente sea un desafío profesional, un reto a su conocimiento, una prueba de su impermeabilidad a las presiones de los grupos de poder.
Esto es, jueces que quieran ser jueces. El desempeño administrativo no está mal, pero lo jurisdiccional es mejor, pues responde a su esencia. Nuestra posición, más que en contra de una repetida labor administrativa, es a favor de fiscales que disfruten su investigación y jueces dedicados a procesar y sentenciar. Simplemente, magistrados apasionados. La consecuencia será una mejor justicia en el Perú.

Fuente: http://www.expreso.com.pe/opinion/magistrados-apasionados/