Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / LOS RIESGOS DEL DERECHO JURISPRUDENCIAL

LOS RIESGOS DEL DERECHO JURISPRUDENCIAL

22 de Noviembre de 2016

La reciente sentencia del Tribunal Constitucional en el expediente 06040-2015 PA/TC Rodolfo Enrique Romero Saldarriaga (identificado como Ana Romero Saldarriaga) en la que por mayoría simple cambia la doctrina jurisprudencial establecida en el expediente 00139-2013 –PA/TC P.E.M.M. sobre el derecho a la identidad de los transexuales demuestra los riesgos de lo que se ha desarrollado intensamente en el último cuarto de siglo en nuestro país en materia jurídica: el derecho jurisprudencial.

En efecto, el despliegue superlativo de la jurisprudencia en nuestro país se produce por dos causas principales: 1) los cambios acelerados de estos tiempos que requieren de una respuesta inmediata del Derecho; y b) un marcado ocio legislativo que no permite una respuesta oportuna a la necesidad de adecuación de la norma a la realidad. El Tribunal Constitucional y el Poder Judicial, en ese orden, han sido pródigos en complementar las lagunas y vacíos de la legislación mediante la jurisprudencia.

No vamos a emitir un juicio de valor sobre el reconocimiento a los transexuales a pedir el cambio de nombre y sexo en el DNI. Es un tema debatible y que demuestra la complejidad de la labor de un juez constitucional. Más bien nos concentraremos en el giro jurisprudencial en abstracto.

En efecto, la resolución del 21 de octubre de este año cambia la doctrina jurisprudencial establecida el 18 de marzo de 2014, esto es, sólo han transcurrido dos años y medio entre una y otra posición en un tema tan sensible como trascendental. Y en ambos casos, se alcanzó el número legal de votos para generar cosa juzgada: 4.

Lo que queremos es llamar la atención sobre la volatilidad de una doctrina jurisprudencial llamada a tener vocación de permanencia por seguridad jurídica. Mientras hace treinta meses se le prohibió a un ciudadano de la región San Martín el cambio de nombre, hoy a otro ciudadano de la misma región se le permite hacerlo.

Estos giros de 180° en la concepción constitucional no son los más adecuados. Lo deseable sería que más allá de conformaciones de colegiados, se mantenga una línea jurisprudencial estable y que se alcance mínimamente con mayoría calificada. Y este es un desafío para todos los órganos colegiados de decisiones: CNM, JNE, Indecopi, etc.

Por lo demás, en treinta meses bien pudo legislarse con participación amplia y debate abierto. No dejemos que nos alcancen otros temas de las mismas características. Manos a la obra.