Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / JUSTICIA: NECESIDAD DE UN CAMBIO DE PARADIGMA (II)

JUSTICIA: NECESIDAD DE UN CAMBIO DE PARADIGMA (II)

25 de Octubre de 2016

César Augusto es un hombre con cinco hijos en tres mujeres. Realiza servicio de taxi en un auto que ha comprado con un crédito a cinco años y lleva pagando dos. Tiene una desgracia con su herramienta de trabajo y no tiene la posibilidad de cubrir los gastos de arreglo.
Escenario inicial: deja de trabajar. Entonces, no sólo no podrá cumplir con las cuotas pendientes, sino que tendrá severos problemas económicos que le impedirán, entre otras cosas, cumplir con la obligación alimentaria con sus dependientes. Desenlace: terminará preso por tal incumplimiento.
La semana pasada iniciamos nuestra reflexión sobre la necesidad de un giro en la concepción de nuestra justicia. Algo que haga aterrizar al caro anhelo de alcanzar “la paz social en justicia” -que reza en los títulos preliminares de los códigos procesales- a este valle de lágrimas.
Veamos el caso de César Augusto. Todo incumplimiento debe ser sancionado. Esto no es negociable. Empero, la finalidad del Derecho de estos tiempos de constitucionalización, no sólo es castigar en el caso de la omisión alimentaria, sino satisfacer la necesidad urgente de quienes dependen del obligado. Esto sigue la dirección del viento de la evolución del Derecho.
Logros como la amplitud del concepto y tipología de familia, el reconocimiento y prioridad de los derechos de los niños y adolescentes, obliga a que no podamos quedarnos sólo en la sanción. Si seguimos en este sentido, ponemos en riesgo derechos fundamentales o bienes jurídicos como la vida digna, el proyecto de vida, entre otros. Insistimos, claramente los responsables merecen una sanción; pero la sola sanción no soluciona el problema del incumplimiento. Por el contrario, lo agudiza.
César Augusto, privado de su libertad, no sólo privará a sus cinco hijos del sustento económico, sino que agravará el hacinamiento penitenciario. Se debiera pensar en una alternativa de salida distinta. Escuchamos a una docente de Derecho Procesal penal proponer la implementación de talleres de reintegración social mediante el trabajo (una suerte de ejecución penal en estado de libertad). Con lo cual, a través de la retención de parte de los ingresos del obligado por tal actividad, se estaría logrando el pago inmediato de sus obligaciones. Es una idea. Puede perfeccionarse o sumarse otras. El abanico de posibilidades se irá abriendo en la medida en que ampliemos nuestra visión. Será bueno para tantos César Augusto que existen. Y para sus hijos.