Artículos

Inicio / Archivo de Artículos / ESTADO CONSTITUCIONAL ADOLESCENTE

ESTADO CONSTITUCIONAL ADOLESCENTE

26 de Junio de 2018

Los fundamentos básicos de todo Estado Constitucional de Derecho son dos: el reconocimiento, protección y efectividad de los derechos fundamentales (los expresamente reconocidos y los no enumerados) y los valores constitucionales (la separación de poderes y la supremacía constitucional). En el primer caso, los procesos de Amparo y el hábeas corpus han coadyuvado, muchas veces, a que se alcance el respeto irrestricto a los derechos esenciales de las personas. Lamentablemente, en el segundo caso la suerte es distinta. Los principios constitucionales, a pesar de ser bicentenarios, no han logrado internalizarse en la ciudadanía ni en las autoridades. La falta de profundidad de su conocimiento y su denso componente político conspiran para un mejor conocimiento y asimilación por la población. Además de la vaguedad de su conocimiento hay otras dos razones por las que seguimos siendo, al decir de Luis Alberto Sánchez, un “país adolescente”: nuestra débil institucionalidad y el auspicio de los antivalores.

Hasta ahora no hemos sido capaces de generar confianza en nuestras instituciones jurisdiccionales. Por ello, seguimos recurriendo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y aguardando que nos digan qué tenemos que hacer o cómo tenemos que hacerlo. Este proceder es propio de países en los que sus instituciones del Sistema de Justicia están capturadas por el Poder Político. Felizmente, no pertenecemos a ese equipo. Sin embargo, algunos sectores con poder económico, político y mediático se encargan de cultivar, todos los días, las semillas del descrédito y la desestabilidad institucional.

Igualmente, es fácil pontificar de la necesidad de “sembrar valores” en nuestro país. Lo difícil es hacerlo en serio. Una gran responsabilidad para hacer realidad este objetivo descansa en los medios de comunicación. Y, no vamos por la ruta correcta. Así, con motivo del mundial de fútbol y la masiva presencia de peruanos en Rusia, diversos medios de comunicación se han encargado de difundir diversas historias. La más penosa es aquella en la que el hincha nacional cuenta que ha renunciado a su trabajo para cobrar su CTS y, con ese dinero, destinado a una contingencia de trabajo, poder estar en el mundial. Como si no fuera poca la irresponsabilidad de tal decisión, algunos medios no solo extienden esta insensatez, sino que, además, venden la idea de que lo hizo “por amor al Perú”. Deplorable forma de esparcir conductas contrarias a la responsabilidad y prudencia que tanto se necesita en el Perú.

Muy lejos estamos aún de la madurez como país. Si no logramos hacer carne de valores en lo mínimo, no lo lograremos a nivel de Estado. Nuestra adolescencia como nación parece eternizarse.


Publicado en el diario Expreso el martes 26 de junio de 2018.

Fuente: http://www.expreso.com.pe/opinion/guido-aguila-grados/estado-constitucional-adolescente/